El Ciclo Hidrológico  
Inicio

Biosfera

Distribución del agua en la biosfera

Agua Disponible

La Molécula de Agua

Temperatura y Estados del Agua

El Ciclo Hidrológico

Contacto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El ciclo hidrológico es el movimiento de circulación permanente del agua en el planeta. Es inmutable en el tiempo, siendo siempre la misma agua la que pasa de un sitio a otro cambiando solamente y alternativamente su estado (Sólido-Líquido-Vapor).

FASES DEL CICLO HIDROLÓGICO

1. EVAPORACIÓN
a) De la superficie de las aguas oceánicas y continentales.
b) Del suelo.
c) Evapo-transpiración de los vegetales.

Se calcula que anualmente se evaporan 335.000 km3 de agua de los océanos y 65.000 km3 de áreas continentales = 400.000 Km3.

2. PRECIPITACIÓN
a) Lluvia.
b) Nieve.
c) Granizo.
d) Condensación (rocío)

El volumen total de agua que precipita anualmente es igual al que se evapora (400.000 Km3) y se distribuye aproximadamente así: 300.000 Km3 en los mares y 100.000 Km3 en los continentes

3. ESCURRIMIENTO SUPERFICIAL
a) Directo: forma arroyos ríos y lagos.
b) Indirecto: Primero se infiltra y luego reaparece como curso de agua o lago.

4. INFILTRACIÓN o percolación
Con el agua que se infiltra pueden ocurrir tres cosas:
a) Que ascienda por capilaridad y se evapore.
b) Que sea absorbida por raíces de vegetales y luego transpirada.
c) Que penetre lo suficiente, alcance cierto grado de saturación del suelo y forme así un reservorio subterráneo.
 

INFLUENCIA DEL CICLO HIDROLÓGICO EN LA COMPOSICIÓN DEL AGUA

El agua al evaporarse del mar deja en libertad microcristales de sales que junto con partículas de polvo del suelo son arrastradas por el viento hacia la alta atmósfera. El vapor de agua al ascender disuelve estas partículas y también capta gases atmosféricos tales como Nitrógeno, Oxígeno y Dióxido de Carbono.
A medida que el vapor asciende, la temperatura de la atmósfera disminuye, por lo que se condensa y forma pequeñas gotas de agua dando lugar a nubes. Si sigue subiendo o la temperatura baja de cero, el agua se transforma en cristales de hielo.
Cuando las condiciones de presión temperatura y vientos lo permitan el agua acumulada en las nubes precipitará como lluvia, nieve o granizo. Cuando el agua precipita aumenta su poder de captación de partículas en suspensión y de gases del aire, principalmente de CO2 (Dióxido de Carbono o Anhídrido Carbónico) que la acidifica. En esta etapa también puede cargarse de esporos de hongos y bacterias y de partículas radioactivas en caso de explosiones nucleares. La concentración que adquieran los diversos elementos que el agua de lluvia incorpore, dependerá de la distancia al mar y de las características de los suelos.
El aporte de sustancias ácidas a la atmósfera por actividades industriales en algunas regiones, hace descender el pH del agua de lluvia a valores francamente ácidos: 3,8.
EL pH ácido del agua de lluvia, debido principalmente al CO2 disuelto, hará que cuando se escurra sobre la superficie del suelo aumente su capacidad corrosiva, disolviendo a su paso diversos compuestos inorgánicos y orgánicos.
El ataque a minerales incrementará su alcalinidad cargándose así de Carbonatos y principalmente de Bicarbonatos solubles, que con cationes tales como Sodio, Potasio, Calcio y Magnesio formarán sales. Con rocas silíceas las reacciones son complicadas. En general los silicatos de aluminio mas agua y ácido carbónico reaccionan para dar los minerales de la arcilla, sílice hidratada y cationes alcalinos.
La materia orgánica en descomposición produce metabolitos ácidos tales como CO2 (anhídrido carbónico), SH2 (sulfuro de hidrógeno), NH3 (amoníaco), etc. que se incorporan al agua cuando esta se escurre por terrenos fértiles. El SH2 posteriormente se transformará por oxidación en SO3- (sulfitos) y SO4= (sulfatos), mientras que el NH3 lo hará en NO2- (nitritos) y NO3- (nitratos).
La materia orgánica y algunas sales inorgánicas del suelo pueden aportar color al agua, ya sea por disolución o en forma de coloides. Otras partículas se mantendrán en suspensión produciendo turbiedad (o turbidez). Muchas de éstas partículas podrán ser microorganismos (bacterias, hongos, algas, etc.) o sus metabolitos y conferir sabor y/o olor al agua.
Cuando el agua se infiltra puede perder la turbiedad y el color que adquirió en el escurrimiento, dependiendo del terreno, pero no perderá la capacidad corrosiva dada principalmente por el CO2 y continuará disolviendo sustancias. Si disuelve minerales de hierro o manganeso se coloreará de rojo o gris respectivamente. Si atraviesa terrenos donde se efectúan volcamientos de desagües domésticos o industriales será mucha, cuali y cuantitativamente, la incorporación de contaminantes.

En resumen la composición físico-química y biológica del agua será dependiente de las características de los ecosistemas tanto naturales como artificiales que atraviese. Por lo tanto y en virtud de ello, cada agua presentará características distintivas de cuyo análisis pormenorizado podremos obtener conclusiones respecto a su comportamiento en la naturaleza o posibles usos económicos.


 

Última actualización: 14 May, 2013 - Diseño Web: CEROS&UNOS, Córdoba, República Argentina

Todas las ilustraciones de este sitio denominado PLANETAQUA pueden ser utilizadas, y distribuidas libremente, incluso sin citar el origen, aunque se agradecerá la mención.